Homeopatía clásica

Definición:

La homeopatía procede del griego homois (que significa parecido) y de pathos (que significa enfermedad). Hipócrates sentó la base de la homeopatía: “La enfermedad encuentra su causa en las influencias que proceden de forma idéntica a los remedios y la situación de enfermedad se disipa por medios que provocan síntomas similares”.

El principio de la homeopatía se basa en la idea de que el cuerpo es capaz de autocurarse. De esta forma, las sustancias usadas en homeopatía pretenden reproducir los síntomas provocados por la enfermedad a curar, para reforzar la capacidad de curación del paciente. Además, cada persona es observada en su individualidad y en su globalidad para encontrar el tratamiento más adecuado.

Samuel Hahnemann, el padre de la homeopatía, definió en el siglo XVIII los pilares y principios: similitud, diluciones, dinamización, infinitesimalidad, globalidad… E insistió en la noción de energía vital, a la que bautizó como Dynamis. En el estado de salud, la energía vital reina de manera absoluta. Cuando las personas enferman, el principio vital está en desequilibrio y surgen las manifestaciones de la enfermedad. La ruptura del equilibrio de la energía vital es la causante de las enfermedades. El arte de curar de un médico homeópata consiste en descubrir y prescribir el remedio capaz de reestablecer la energía vital. El principio de la dilución infinitesimal se basa en el hecho de que la dilución de sustancias tóxicas entraña la pérdida del principio activo. Según Hahnemann, el principio podría reencontrarse agitando la solución varias veces, lo que tendría como efecto su dinamización.

Las sustancias básicas tienen orígenes diversos:

  • Mundo animal: ya sea de animales enteros (por ejemplo, la abeja >> Apis melifica), o bien de partes de animales (por ejemplo, el veneno de serpiente >> Lachesis mutus).
  • Mundo vegetal: belladona, acónito, cebolla, árnica, drosera, anémona, pulsatila…
  • Mundo mineral: proporciona numerosas sustancias como el azufre (Sulfur), la sal marina (Natrum muriaticum)…
  • Mundo químico: Arsenicum Album, Natrum Sulfuricum…

Posología y modo de administración

  • En infecciones agudas: la toma del remedio se repite muy a menudo, como mínimo a cada hora. En cuanto mejoran los síntomas se van espaciando las tomas: de tres a cuatro veces al día, para ir parando progresivamente.
  • En infecciones crónicas: la posología es decidida por el terapeuta. Los remedios en diluciones bajas se toman de una a dos veces por día. Los remedios de fondo se toman una vez por semana y, a veces, una vez al mes.

Les remedios homeopáticos se presentan bajo las siguientes formas:

  • Gránulos: pequeñas esferas blancas compuestas de sacarosa. Los gránulos son inicialmente neutros y se convierten en remedio cuando se les impregna el principio activo a la dilución elegida. Se presentan en tubos de 4 gramos. Suelen tomarse varias veces.
  • Glóbulos: Los glóbulos son esferas más pequeñas que los gránulos, compuestas de sacarosa. Un tubo contiene 1 gramo de glóbulos. El tubo se toma entero, en una sola toma.
  • Cápsulas-polvo: cápsulas rellenas de polvo con el principio activo.
  • Cápsulas-glóbulos: cápsulas rellenas de glóbulos impregnados con el principio activo.
  • Gotas bebibles: las gotas bebibles se entregan en alcohol o en agua.

Los remedios homeopáticos se suelen tomar por vía sublingual. Esta zona de la boca tiene muchos capilares, está muy irrigada y favorece el transporte rápido del principio activo al organismo. No hay que tocar con los dedos los glóbulos ni los gránulos. El tapón-dosificador que cierra los tubos es de plástico transparente para permitir que el paciente cuente el número de unidades que debe tomar para luego colocarlas directamente bajo la lengua sin tocarlas. En lo referente a las cápsulas, el paciente tiene que abrir directamente la cápsula con los dedos en la boca y verter el contenido sin tocarlo. Las gotas se toman disueltas en un poco de agua.

Para que la absorción sea óptima, la boca tiene que estar limpia de restos de alimentos, bebidas o tabaco. Lo ideal es tomar el remedio 15 min antes de comer o 1 hora después de las comidas. Esto también se aplica al tabaco, café o cualquier otra bebida, a excepción del agua.

La menta provoca la constricción de los vasos sanguíneos y puede afectar la absorción del remedio. Por ello, hay que esperar a que termine la sensación de frescor en la boca tras lavarse los dientes con ciertos dentífricos o después de mascar un chicle.

En bebés de menos de 12 meses, así como en ciertos animales, se aconseja utilizar los medicamentos en forma de solución acuosa. Se puede diluir el remedio (en general, 10 gránulos o una dosis) en un biberón pequeño con agua mineral y darle de beber sorbos pequeños cada dos horas. No disolverlos nunca en leche.

Los remedios homeopáticos no pueden causar problemas de naturaleza tóxica o alérgica. En ciertos casos, se puede observar una agravación pasajera de los síntomas, que se interpreta como una señal favorable de buena reacción.

Fabricación de los remedios homeopáticos y diluciones

Toda dilución homeopática se hace a partir de una solución concentrada que se diluye (excepto en sólidos insolubles).

Las sustancias vegetales se ponen primero a macerar en una mezcla de agua y alcohol para obtener una tintura madre (TM) homeopática. Esta TM es la base para las diluciones sucesivas.

La obtención de la solución concentrada de partida a partir de cepas de origen animal se hace por maceración en alcohol de diversos grados.

Las cepas líquidas o sólidas solubles se diluyen directamente.

Les cepas sólidas insolubles se trituran en lactosa para diluirlas. Las tomas en fase líquidas son posibles al máximo al partir de concentraciones a la 4CH

Diluciones hahnemanianas

El proceso de desconcentración de las tinturas madre fue ideado por Samuel Hahnemann después de sus numerosas experiencias. El principio corresponde a diluciones a la décima potencia (DH) o a la centésima potencia (CH). Una parte de la cepa (tintura u otra) de una sustancia se mezcla con 99 partes de solución (solución hidroalcohólica) y después de agita vigorosamente un centenar de veces (dinamización) para darle la primera centesimal hahnemaniana (1CH). Una parte de esta solución diluida a la 1CH se mezcla con 99 partes de sustancia disolvente y se dinamiza para obtener la segunda dilución (2CH), es decir, una dilución a la centésima parte de la dilución 1CH.

Las diluciones decimales hahnemanianas se obtienen con un proceso similar, con la diferencia de que una parte de la tintura-madre se mezcla con 9 partes de sustancia disolvente

Diluciones korsakovianas

  1. Korsakov, de origen ruso, contemporáneo de Hahnemann, preparó un sistema de dilución basado en el uso de un solo recipiente. El punto de partida es la solución concentrada en un recipiente. Gracias a un sistema de aspiración, se vacía el contenido del recipiente y queda vacío con restos de TM en sus paredes, cuantificados por automatización del proceso (aprox. 1%). El recipiente vuelve a llenarse, con alcohol a 70º. La solución obtenida se dinamiza agitándola 100 veces vigorosamente y se obtiene la concentración 1K. El proceso (vaciado, rellenado de alcohol y dinamización) se repite para llegar a la dilución 2K, y así sucesivamente.

Diluciones LM

La dilución LM se obtiene por diluciones y dinamizaciones sucesivas de la sustancia inicial en la proporción 1: 50.000.

Diluciones bajas, medias y altas: indicaciones

Las diluciones bajas (1 – 6 CH) se utilizan para problemas de lesiones, afecciones localizadas y situaciones patológicas agudas. Son las más aptas para la automedicación porque tratan síntomas generales. Suelen utilizarse también para drenajes homeopáticos. Su toma puede repetirse con frecuencia porque suelen ser de uso prolongado.

Las diluciones medias (7 – 15 CH) se prescriben para alteraciones funcionales.

Las diluciones altas (16 – 30 CH) se prescriben para un paciente determinado, según consulta médica. Exigen una recopilación de numerosas observaciones e informaciones. Suelen reservarse a problemas psicológicos, de comportamiento y a enfermedades crónicas. Actúan en profundidad, con una acción duradera y regulan el terreno del paciente. Su toma está determinada de forma precisa.

Terminología homeopática

  • Cepa: toda sustancia o producto que sirve para preparar el medicamento homeopático diluido y dinamizado.
  • Remedio: medicamento homeopático.
  • Materia médica: libro que recopila los síntomas que trata un remedio. En general, también incluye el origen, los caracteres descriptivos y la composición química de los medicamentos de origen natural.
  • Posología/Prescripción: dosis del medicamento más comúnmente utilizada en las distintas indicaciones.
  • Síntoma: fenómeno que revela un estado patológico.
  • Síndrome: conjunto de síntomas.
  • Sucución: acción de agitar homeopáticamente.
  • Dinamización: acción de aumentar la eficacia de un remedio mediante capacidades de preparación específicamente homeopáticas: disolución, trituración y sucución.
  • Simillimum: medicamento cuya patogénesis agrupa el conjunto de síntomas del enfermo.
  • Patogénesis: provocación experimental de una enfermedad en un individuo voluntario, sano, mediante tomas repetidas de una sustancia estudiada. Consiste en suministrar a pacientes sanos un remedio que no conocen, de forma repetida y en dosis definidas hasta que aparecen los síntomas patológicos. Responde a la ley de similitud, que permitirá a continuación alcanzar la curación de un enfermo que presente los mismos síntomas.
  • Policresto: Medicamente homeopático de patogénesis esperada e indicaciones amplias.
  • Nosode o bioterapia: tipo particular de medicamento homeopático obtenido del agente que haya desencadenado la enfermedad. Se produce a partir de cepas no químicamente definidas, secreciones, excreciones, patológicas o no, y ciertos productos de origen microbiano. No confiere inmunidad. Ej. influenzinum, colibacillinum.
  • Isoterapia (auto): Se trata de una bioterapia, preparada extemporáneamente a partir de cepas proporcionadas por el enfermo mismo.
  • Isoterapia (hetero-isoterapia) o alérgeno: Se trata de una bioterapia, preparada extemporáneamente a partir de cepas tomadas el entorno del paciente: chocolate, pelo de gato, barnices, productos químicos o farmacéuticos…
  • Litoterapia: las cepas litoterapéuticas proceden de piedras y minerales de origen animal.

HORARIO DE APERTURA

Farmacia

Lunes-Viernes 9:00 – 18:30

Laboratorio

Lunes-Viernes
9:30 – 12:30
13:30 – 17:30

UBICACIÓN